No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

Breve certeza empresarial.

En menos de una hora voy a ver a unos amigos que acaban de montar su empresa. En realidad llevan tiempo trabajando, pero por diversos motivos no han podido formalizarse hasta hace relativamente poco. Su empresa ha nacido de muchas horas de encerrarse a trabajar los tres socios y sus colaboradores, de muchos fines de semana sin la familia y de una dedicación profunda a ser de los mejores en su negocio.

Muchas horas de carretera, muchas horas de cabreos, muchos momentos bajos con ganas de tirar la toalla, mucha familia que les piden “algo seguro”, … Pero también mucha satisfacción trabajando en algo que aman profundamente, muchos clientes agradecidos que llaman a futuros clientes, y unos beneficios crecientes y reinvertidos en parte para trabajar cada vez mejor.

Con esto vengo a ejemplificar que, pese a lo que muchos quieran inculcarnos, luchar por lo que uno quiere hacer y dedicarse a ello, puede ser rentable. Y aparte de esa rentabiliadd intuitiva basada en cuanto ganas a final de mes, está la rentabilidad de llegar a tu casa sabiendo que no le debes nada a nadie y que estás haciendo lo que te gusta.

Esta mañana se ha roto nuestro principal lazo de financiación para nuestra empresa. El grupo inversor ha decidido terminar la relación sin haber dado tiempo a medir la calidad del trabajo, la planificación, la rentabilidad económica… Todo basado en un umbral de lo que consideran “las formas”. No hemos sabido explicar o no han entendido nuestra necesidad de concreción de tareas y tiempos. Esto es entendido por ellos como no “mantener las formas” y es criterio suficiente para cercenar la relación.

Mi empresa va a tener que esperar unos meses como consecuencia de el tiempo invertido en explorar esta posible vía de financiación que se ha ido al traste. Varios meses de trabajo que no se van a ver remunerados directamente y una actividad comercial de mi empresa que ha estado detenida a la espera de lo que iba a ser un gran proyecto.

Sólo dejo la historia a medio contar de los dos casos. No sé como acabará ninguno de los dos, pero desde luego que pienso matar los dragones que hagan falta para que la empresa de mis amigos no caiga en la trampa. Seguramente mi visión de su empresa está idealizada, pero es que no quiero que sea de otra manera. Necesito estar convencido de que trabajar para uno, independientemente de quién te pague, es lo correcto.

Y es lo correcto. Qué cojones.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Breve certeza empresarial.

  1. Eso de escudarse en las formas suena mas a excusa que a otra cosa. Mas han faltado ellos al no mantener una relación clara con vosotros. Pero esta es la politica de las empresas en España: sacar todo el dinero que se pueda al estado (que es curioso como solo le dan dinero al que tiene dinero… ¬¬), dar un pelotazo y si te he visto no me acuerdo. Solo me encantaría que en un futuro requirieran de los servicios de vuestra empresa y pudierais mandarlos formalmente a la mierda.

  2. Pingback: Pasar por el aro. « No, si ya verás tú como…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: