No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

Reuniones de trabajo

En la andadura que mi socio y yo llevamos a cuestas desde que decidimos liarnos la manta a la cabeza y montar nuestra empresa, no hemos tenido ni una sóla reunión de trabajo con agentes externos hasta hoy. Ni con clientes potenciales, ni con socios potenciales, ni con nadie, vaya. Y llevamos un año, ojo. Lo peor es que esos clientes potenciales y esos socios potenciales creen que sí que las hemos tenido.

Hoy nos hemos reunido con una empresa colaboradora con la que vamos a llevar a cabo, presumiblemente, un par de proyectos basados en Android. Hemos llegado y en casi tres horas hemos abordado todos los aspectos de los proyectos, ideas adicionales y hemos marcado tareas, bastante generales, pero tareas, para próximos encuentros. A lo mejor es casualidad que nos hemos reunido tres ingenieros con inquietudes, no sé.

El contrapunto lo puedo ejemplificar con una de las primeras reuniones que mantuvimos con nuestro apreciado interlocutor, representante de una importante empresa inversora con la que íbamos a trabajar. Tras dos horas de vaguedades y generalizaciones, para explicarnos como debemos plantear las ganancias de nuestra empresa toma un folio y un bolígrafo. Sabedores mi socio y yo de que el individuo cuenta con dos carreras y varios másteres, prestamos toda nuestra atención a la curva que iba a describir el futuro de nuestros esfuerzos, sudores y lágrimas. Como interpretación libre, aquí tienen:

Crecimiento económico de una empresa según un experto

 

Si eres ingeniero posiblemente resulte un esfuerzo titánico no reirte cuando alguien dibuja eso y poco menos que se acomoda en el sillón, con las manos tras la cabeza y mirando al cielo con cara de “soy bueno”. Nosotros conseguimos no reir. De milagro.

Y esas eran las conclusiones de este caballero a más de tres horas de charla en círculos que él denominó “reunión de trabajo”. Viéndolo con perspectiva, no tengo claro por qué no salimos lentamente de la habitación, dando pasitos hacia atrás, asintiendo repetidamente con la cabeza y apretando las carpetas contra nuestros torsos.

Conclusión: si no es una reunión de trabajo, no lo llameis reunión de trabajo. Si otro lo llama reunión de trabajo, posiblemente sea de los que no piensan acabar trabajando. En nada.

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Reuniones de trabajo

  1. Pingback: Pasar por el aro. « No, si ya verás tú como…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: