No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

“Guerrilla”, de T. E. Lawrence (Lawrence de Arabia)

Hace dos o tres días leí un post, no recuerdo dónde (¡maldita sea mi estampa!), en el que recomendaban leer el texto “Guerrilla” [PDF]. Esta obra de apenas 35 páginas fue escrita por T.E. Lawrence (Lawrence de Arabia) y está complementada con un estudio de Wu Ming 4 acerca de la obra y el autor, Junto a los ríos de Babilonia. Escribo esta entrada tras leer sólamente la obra de T. E. Lawrence, por lo que no puedo comentar acerca del ensayo referido. La impresión tras leer el texto es que tenemos mucho que aprender, sobre todo los que nos consideramos revolucionarios en las ideas, de quienes abstraen de manera tan brillante como T. E. Lawrence de sus experiencias. En este caso, el autor analiza y sintetiza aspectos de la guerra de guerrillas, de la cual creo que tendríamos que aprender muchas cosas en el estado actual de las cosas.

Motivo de la obra

El propio texto comienza explicando la motivación por la que T. E. Lawrence desarrolló el concepto de guerrilla:

Para la decimocuarta edición de la Enciclopedia Británica (publicada por vez primera en 1929) el editor encargó a T. E. Lawrence, más conocido como Lawrence de Arabia, que escribiera sobre el tema de la guerra de guerrillas. El elemento de experiencia personal que impregna el artículo es inusual en una enciclopedia y, sin embargo, debió de ser precisamente la razón principal por la que se buscó a este autor en particular.

Esto es, le pidieron que pusiera en negro sobre blanco su experiencia durante la guerra entre árabes y turcos a principios del siglo XX. Precisamente el concepto de ‘guerra’ se pone en duda en el texto, ya que las definiciones de manuales militares de la época y la inercia acarreada de siglos de enfrentamientos entre ejércitos regulares hizo que el comportamiento de los rebeldes árabes fuera digno de estudio aparte.

La guerrilla según T. E. Lawrence

De manera superficial y tras una simple lectura del texto, me da la impresión de que T. E. Lawrence admiraba el modo de actuación de la insurgencia árabe, tanto por su efectividad como por su inteligencia. En el texto desgrana varios motivos por los cuales los turcos estaban destinados a fracasar en su intento: la obsesión con tomar Medina, la extensión de terreno ocupable frente al número de efectivos, la escasez de recursos críticos para el ejército turco…

Lawrence se integra en las fuerzas árabes con la misión de coordinar los intereses coloniales con los intereses de los indígenas. Al parecer, en esto no entra el texto, T. E. Lawrence tenía el convencimiento de que la política británica buscaba solucionar los conflictos en la zona y dar su sitio a los árabes; esto no fue así y todavía se arrastran consecuencias en Oriente Medio como todos podemos comprobar.

Lawrence cuenta con formación militar clásica y conoce bien la manera de actuar de generales y ejércitos regulares, por ello cuenta con base suficiente como para contrastar la acción de estos cuerpos (disciplinados y compactos) con la de los árabes en el desierto (motivados por el honor propio y dispersos). Es en este contraste entre los contendientes donde las carencias de los turcos se pusieron en relieve y donde la imprevisibilidad de los árabes jugó un papel crucial al parecer.

Ganar esta guerra

Cita Lawrence a textos militares de su formación:

(…) Los libros de texto definían el objetivo bélico como “la destrucción de las fuerzas organizadas del enemigo” por “el único método de la batalla”. La victoria sólo podía comprarse con sangre. (…)

(…) Estos hombres sabios debían de estar hablando con metáforas, puesto que los árabes estaban sin lugar a dudas ganando su guerra… y la reflexión posterior apunta en la dirección de que en verdad la ganaron. (…)

Inevitablemente le da a uno la sensación (vamos, a mí me la da), de que Lawrence se ríe de esos generales que sólo han combatido contra otros generales y que carecen de la capacidad de plantearse nuevos escenarios o acciones de contendientes que no contemplan la sangre como única vía para la victoria. Uno de estos generales es Foch, que se plantea el escenario de ‘guerra absoluta’, al parecer, como único escenario. No sé si como cita o como reflexión, apunta la siguiente frase:

Frente a una opinión se puede discutir pero ante una convicción es mejor disparar.

En referencia a las diferencias irreconciliables entre dos paises, por ejemplo, visto desde el punto de vista de Foch y otros generales de corte ‘clásico’. Asegura Lawrence que eso no sirve siempre. En el caso árabe, deseaban espacio; un espacio que consideraban suyo, no matar turcos. Los turcos eran un obstáculo, no una finalidad.

(…) los árabes estaban luchando por la libertad, un placer que sólo disfruta el hombre cuando está vivo (…)

Los árabes no querían coger sus fusiles, subirse a los camellos, formar y cargar en un campo de batalla: no querían exterminar a un enemigo, querían conseguir un objetivo.

Álgebra, biología y psicología

Sin duda, para mí, esta separación de los aspectos relevantes en la guerra de guerrillas me parece lo más interesante de todo el relato. En los aspectos algebráicos menciona:

(…) espacio y tiempo, elementos inorgánicos como colinas, climas o vías férreas, el género humano considerado como una masa sin variedad individual, y todas las ayudas artificiales con que la invención humana ha prolongado nuestras facultades (…)

Algo tan sencillo como contar cuantos soldados turcos hacían falta para frustrar los objetivos árabes daba al traste con cualquier táctica militar al uso por parte de los defensores. Los árabes no se muestran como unidades de combate, no atacan siguiendo el modelo de guerra de trincheras; son otra cosa.

Los árabes eran como un vapor llevado por el viento. Nuestros reinos estaban vivos en la imaginación de cada uno, y como no nos hacía falta nada en concreto para vivir, podríamos no haber expuesto nada en concreto a las armas enemigas. Un soldado resulta inútil sin un blanco (…)

Teniendo en cuenta sólo este factor de entre los tres, Lawrence ya ve que los turcos no tienen nada que hacer, sobre todo por el planteamiento del enfrentamiento:

El turco era estúpido y creería que la rebelión era absoluta, como la guerra, y lidiaría con ella usando las tácticas de la guerra absoluta.

Acerca de la humanidad menciona los aspectos bionómicos, la imprevisibilidad humana, los fallos. No todo lo que el general piensa, ni todo el despliegue de fuerzas condiciona el resultado de una batalla ni de una guerra, asegura Lawrence.

Nueve décimas partes del hecho bélico son abarcables mediante las tácticas militares, las cuales se enseñan en los libros, pero el décimo irracional, martín pescador que vuela visto y no visto por la charca, es la piedra de toque de un general.

También menciona como para los turcos era mucho más dañina la pérdida material (suministros, logística, infraestructuras) que la pérdida de soldados. En un enfrentamiento frontal los árabes tendrían mucho más que perder, puesto que frente a frente, las pérdidas del lado árabe causarían efectos mucho más devastadores, ya que:

(…) no eran unidades sino individuos, y una pérdida individual es como un guijarro que cae al agua: el golpe podrá ser breve, pero su ausencia la nombran anillos de pena.

Es por ello que la guerrilla árabe se centra en golpear puntos concretos, de manera intensa y certera, nunca manteniendo el combate ni la situación de asedio o de batalla prolongada.

Por último menciona el aspecto psicológico, que parcialmente describe como:

(…) el que considera la capacidad de coraje de los hombres, sus complejidades y su mutabilidad, y el cultivo de lo que en ellos beneficia la intención.

Sobre este aspecto, y casi para concluir, os dejo un párrafo completo que creo que no tiene desperdicio:

Era lo ético en la guerra, y de este proceso dependía principalmente el mando para la victoria en el frente árabe. La prensa escrita es el arma más grande en el arsenal del mando moderno, y los comandantes del ejército árabe, siendo amateurs en este oficio, comenzaron su guerra en la atmósfera del siglo XX, pensando
en las armas sin prejuicios, sin distingos sociales entre ellas.
El oficial regular tiene tras él la tradición de cuarenta generaciones sirviendo a soldados, y para él las armas antiguas son las más honorables. El mando árabe debía preocuparse pocas veces por lo que hicieran sus hombres, pero muchas por lo que pensaran, siendo la diatética para él más de la mitad del mando. En Europa esta cuestión se dejaba un poco de lado y se confiaba a hombres externos al cuerpo general, pero el ejército  árabe era físicamente tan débil que no podía permitirse que el arma metafísica se oxidara en un rincón.  Había ganado una provincia cuando los civiles en ella habían aprendido a morir por el ideal de la libertad: la  presencia o ausencia del enemigo era un asunto secundario.

Paralelismos

A mi entender, tenemos que aprender mucho de textos como este. Pensar como el enemigo, aprovechar los recursos propios, enfocar el objetivo y no los medios… Son muchas cosas para tener en cuenta, pero que hay que tener en cuenta. Los paralelismos entre guerra y enfrentamiento social; ejército regular y poder establecido; irregulares y acción ciudadana y otros que pueden plantearse durante la lectura de este texto, bien merecen la pena media hora de nuestra vida. Vamos, creo yo.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en ““Guerrilla”, de T. E. Lawrence (Lawrence de Arabia)

  1. Al fin una persona interesante que visita mi blog. Como siempre un placer :)

  2. Pingback: HABLANDO DE REVOLUCIÓN | randomfunzine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: