No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

El cocherito Leré

Si se mira este resumen se puede tener una idea de lo que cuesta tener un coche en España. Los rangos van de 5.000 a 10.000 aproximadamente, dependiendo de gastos de adquisición, tipo de coche, impuestos, carburante, etc. Hace un par de años eché cuentas para saber si me merecía la pena plantearme tener coche. La conclusión entonces fue que no… y se mantiene.

Mis premisas son las siguientes:

  • Desarrollo mi vida laboral y social en entorno urbano
  • Vivo en una ciudad de tamaño medio, con todos los servicios que necesito
  • El transporte barato (bus) que puedo usar habitualmente cumple con los horarios que me vienen bien.
  • El transporte caro (taxi) que necesito usar esporádicamente tiene un coste predecible

Cuando eché las cuentas me salía, teniendo en cuenta 52 semanas, a 5 días laborables, como 16€ por día (11.43€ para 7 días) en costes de mantener un coche. Mis cálculos eran más conservadores que los del enlace anterior, pero la conclusión era la misma: transporte público sí o sí. Según la estimación más económica del enlace, el coste de disponer de un coche ronda los 94€ semanales que, contando 5 días típicos laborales, hacen 18.8€ al día (13.43€ si se calcula a 7 días).

¿5 días?

Sí, porque uno de los argumentos más esgrimidos es el de “lo necesito”. Yo, cuando oigo “lo necesito”, pienso en dos posibilidades: distancia u obligaciones. Otros casos suelen ser más marginales. Por distancia no hay nada que decir, puesto que en mis premisas he dicho que contemplo el caso de vivir en ciudad y relativamente bien comunicado. Como obligaciones entiendo que, en la mayoría de los casos, estas se dan en horario laboral. De todas formas contemplo el caso de los 7 días, a título ilustrativo.

Libertad

Otro gran argumento. Similar al de “compra una casa” en lugar de “alquila”, porque te da “libertad” ya que tienes algo “tuyo”. Bien, a ver, tenemos conflicto en el concepto de libertad; económica en este caso. Yo prefiero el alquiler. Tengo un alquiler más bajo que la media porque llevo toda mi vida así. Para mí, la libertad, es poder marcharme cuando quiera y no deberle nada a nadie, mientras que el concepto extendido de libertad es pagar obligatoriamente durante algo menos de la mitad tu vida.

Con el coche pasa algo similar. Se aduce la libertad, pero no se habla de cuanto cuesta esa supuesta libertad. Precisamente fue un taxista el que me dió la clave de esto mientras yo le comentaba las cuentas: “Y además, fíjese, si una época la tiene floja de dinero, pues coge el autobús y ya está”. ¡Enorme! Yo que había echado las cuentas, pensado en detalles de gastos, etc., no había caido en la trampa más clásica: dar algo por sentado.

Equivalencia

Siguiendo el punto anterior puedo explicar los numeritos del principio. Mi idea al calcular partía de estimar cuanto transporte público caro equivalía al coste de tener un coche. Pero la cosa es que, como saben los economistas, muchas veces no es tan importante la cantidad que pagas sino como lo pagas y quien elige cuando se paga.

Si alguien decide pedir un crédito para un coche, decide en un instante de su vida algo que lo condicionará para un periodo no despreciable (entre 5 y 10 años, por poner una cantidad) y, posiblemente, compartirá este coste con otros asumidos (comida y vivienda, principalmente). Comer y tener un techo son necesidades, tener coche no. A ver si no nos volvemos locos. Si yo un día no tengo para comer o para pagar mi casa y tengo que desplazarme cojo el autobús, el tren, la bicicleta o ando. Alguien con letras del coche, posiblemente no tenga para la gasolina en ese caso, pero el automóvil sigue cogiendo polvo aparcado, lo uses o no.

Comodidad

Si alguien me dice que tiene coche “por comodidad”, independientemente del dinero, le diré que me cuente si tener su coche en ciudad es más cómodo que ir a una parada, que te lleven, que te dejen y pagar, objetivamente, menos de lo que costaría adquirir y mantener un coche propio.

Gusto

“Es que a mí me gusta conducir”. Punto. Bueno, pues tienes un gusto relativamente caro. Contra este argumento no tiene sentido emplear lógicas ni cuentas, porque es una decisión puramente personal y que ni es correcta o es incorrecta: es un gusto personal. Eso sí, si es un gusto, es un gusto; no me vale que luego se disfrace de necesidad a la hora de decir “que penita de mí, que no tengo ni para pipas”. Si no tienes para pipas, otro gusto bastante más económico, todo es cuestión de prioridades. Pero no me llores.

Conclusión

Con los fríos números en la mano, fiándome más de las cuentas de otros y más actualizadas, me sale que en la versión más económica yo debería de gastar más de 94€ semanales durante 8 años en transporte personal para que un coche me fuese rentable. Siguiendo ciertas aproximaciones en costes:

  • Trayecto medio en taxi en Sevilla por cuestión laboral: entre 6€ y 7€. Normalmente sueles tener prisa por llegar pero no para irte, por lo que no es obligatorio el contar ida y vuelta. (91€ semanales con ida y vuelta)
  • Trayecto caro en taxi en Sevilla por cuestión laboral: entre 10€ y 12€ (sobre todo por tarifa especial). Más esporádico.
  • Trayecto en Sevilla en zonas bien comunicadas mediante autobús: entre 0.70€ y 2.60€ según si hay trasbordo o si se usa abono.
  • Metro: la verdad es que no lo uso todavía, pero es algo más caro de media que el autobús para trayectos intermedios.
  • Desplazamientos interprovinciales cercanos: con planificación, en torno a 50€ de media.
  • Desplazamientos interprovinciales lejanos: no los tengo en cuenta, ya que aún teniendo coche, rara vez se plantea un transporte unipersonal a gran distancia, ya que el coste en carburante es un factor muy limitante.

Esto nos lleva a que podemos jugar con distintos métodos de transporte, acogiéndonos a las premisas del comienzo y jugando con la plasticidad a la hora de decidir si gastar o no gastar. Personalmente prefiero modificar otros aspectos de mi vida (pelear por tener un trabajo que no requiera coche, por ejemplo, o un trabajo en el que yo decido mi jornada laboral y los desplazamientos que voy a realizar) a pelear por poder decir que tengo mi coche.

Y ni siquiera he hablado de cuestiones como la intranquilidad de dejar algo en la calle, el tener que estar pendiente de papeleos y mantenimiento, caer en la trampa de la disponibilidad (el dia que falla el coche, se acaba el mundo), los gastos derivados de tener coche (“ya que lo tengo…”), etc., porque son difíciles de cuantificar, pero a la hora de tomar decisiones son muy importantes para mí.

P.D.: Y daos cuenta que no he mencionado el ecologismo en ningún momento.

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “El cocherito Leré

  1. Chemari en dijo:

    Bici: barata, mantenimiento mínimo, haces ejercicio, aparcas donde quieras. Aunque solo la uses 6 meses al año por la lluvia o el calor, ya te compensa.
    Yo aun no entiendo como la gente sigue yendo con el coche a todas partes, con lo que estresan los atascos y eso de buscar aparcamiento. Yo acababa de mala leche cada vez que iba al trabajo en coche.

  2. En el tema de la bici no he entrado mucho porque sobre todo quería comparar entre “tener coche” o “alquilar coche”. Para diario y desplazamientos no urgentes, por supuesto que la bici es el gran aliado.

    Lo que pasa es que para plantarte en un sitio en 10 minutos, no es la opción principal, aparte de que en Sevilla, en algunas fechas, no te puedes plantar en un sitio después de haber estado un cuarto de hora pedaleando por la calle XD

  3. Anexo 1: Experiencia real y comparativa:

    Coche durante 3 meses en Madrid:
    – Gasolina = 400 € (100 al mes para ir a trabajar, más salidas de finde)
    – Taller = 200 € (Cambio de ruedas + Arreglo del ventilador y otros detalles)
    – Impuestos varios + parte proporcional del seguro = 180 €
    – Multas por aparcamiento y gastos de zonas de colores = 250 €
    Aproximadamente 1030 €
    Tiempo en llegar al trabajo de puerta a puerta = 35-60 min

    Bicicleta + tren 3 meses en Madrid:
    – Gastos de mantenimiento = 20 €
    – Abono cercanías mensual = 33 € x 3= 100 €
    Aproximadamente 120 €

    Tiempo en llegar al trabajo de puerta a puerta 35-60 min.

    Conclusión = He perdido 910 € en 3 meses.

  4. Pues a eso voy, Manuel Angel, que la cosa es echar cuentas. Yo creo que como con muchas otras cosas, la gente entra en la rueda de “lo que se hace” y no se plantea más.

    “¿Cómo no vas a tener coche?”, es una de las preguntas más repetidas que oigo a todo el mundo. Arf.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: