No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

No os preocupeis: esto va para adelante

Como muchos sabeis, hace un año o así puse en marcha una sociedad junto a mi amigo y compañero Andrés Coca. El objetivo principal de esta empresa es el ofrecer un servicio de calidad en el uso de tecnología audiovisual dentro de un quirófano. Básicamente: grabar bien ciertas intervenciones para documentación o formación. Muchos también sabeis que, posiblemente, la sociedad como tal desaparezca en pocas semanas.

Para quien no sepa como va esto de montar una empresita, os comento cosas por encima:

  • El hecho de tener una empresa andando, cuesta dinero. No es una manera de hablar: autónomo, gastos de telefonía, desplazamiento… Nosotros no hemos tenido gastos de oficinas o instalaciones, porque sólo hemos necesitado la marca y el decir que somos empresa y no dos chavales, por cuestiones de imagen.
  • El tiempo es dinero. Así de claro. Uno le dedica tiempo mental y tiempo de trabajo físico. Estudias mucho qué hacer con el dinero, hacia qué clientes potenciales vas a dirigirte, etc.; no sólo es tener la idea y montar la infraestructura.
  • Buscar financiación en un banco es, actualmente, absurdo. Literalmente nos han mirado con condescendencia como diciendo “Ay, muchachotes… no saben donde se meten”

El caso es que para funcionar uno tira de dos cosas: subvenciones y/o inversores privados (dejamos fuera los FFF). Para subvenciones nos hemos dejado aconsejar tanto por conocidos con empresas como por personal de la administración. Sobre todo contábamos con proyectos ya en marcha de la Junta de Andalucía que, por diversos motivos, no se han arrancado o no nos han tenido en cuenta. Eso sí: “Si, claro, tenemos que tener más reuniones porque esto va para adelante.” Ni que decir que no, no ha ido para adelante.

En paralelo conseguimos el contacto para recibir financiación privada. Por un deformado sentido de la elegancia no voy a decir el nombre del grupo inversor y, para no aburriros, no os comentaré en detalle las relaciones con ellos. El resumen es:

  • El grupo inversor también participa en varias empresas, de entre las cuales esta La Empresa Superimportante, que sería nuestra cliente principal y socia en la andadura.
  • Desean invertir en nuestra empresa, independientemente de nuestra linea de negocio, porque necesitan a alguien que le haga ciertos proyectos para los cuales eramos los más idoneos (conocemos la materia, realizabamos trabajos parecidos anteriormente, conocemos a parte del personal existente en sus empresas…)
  • Mantenemos una primera reunión donde se nos presenta al Jefazo. Señor de en torno a sesenta y bastantes, traje inmaculado y actitud recia. Salimos impresionados, ya que se nos dice que “para mañana si hace falta” se monta todo lo necesario.
  • Como la solución que nos proponen es generar una nueva empresa, decidimos que todo el trabajo potencial que tenemos con nuestra sociedad lo vamos a ‘guardar’ para la nueva. Esto es consecuencia de “no ponernos los cuernos”, ya que no quieren que tengamos la atención y la capacidad productiva en varias cosas distintas.
  • Con el tiempo empiezan a haber retrasos. Cada retraso de un mes son, mínimo, 300€ que gastamos sin tener ingresos ni el dinero de la inversión.
  • Se nos condiciona la inversión a las cantidades que podamos pedir en distintas subvenciones que, por supuesto, buscamos y preparamos nosotros. Hablamos de cantidades en torno a los 150.000€.
  • Se nos retrasa constantemente la concreción de fechas de comienzo, fórmula de constitución, personal, proyectos, etc.
  • Todo se nos retrasa porque ellos dependen, dicen, de la fecha en la que terminen unas obras.

Justo a comienzos del verano, tras retrasarnos para septiembre una decisión que debía estar para primeros de junio, les enviamos un correo a los dos responsables: el Jefazo y el Segundón (con sus respectivos nombres, claro, esto es a efectos narrativos). Jefazo y Segundón lo leen y nos responden. A continuación os dejo tanto nuestro correo como la respuesta del Jefazo. No comentaré nada más. Pasen y vean:

Correo a Jefazo y Segundón

Estimados Segundón y Jefazo.
Daniel y yo estamos a la espera de tener una reunión con los dos para poder informarnos con detalle de la decisión del consejo de administración de La Empresa Superimportante de demorar los trámites para el comienzo de nuestra actividad y hablar detenidamente del cambio de rumbo que esto supone respecto a las condiciones que hablamos en nuestras reuniones, concrétamente en la primera, de la que salimos hasta abrumados por la velocidad que parecía llevar el proyecto.
A día de hoy, tras haber acordado comienzos de junio como fecha tope del inicio de la actividad, (que ya suponía en su momento un retraso de unas 6 semanas), lo único que sabemos tras una breve conversación telefónica con Segundón, es que tenemos que esperar hasta septiembre debido al retraso en la entrega de la obra y que, como es evidente, la decisión del comité es inamovible.
Entendemos que es fácil comprender que esta situación nos lleva paulatinamente a Daniel y a mí una posición muy difícil, tanto personal como laboralmente, ya que no tenemos absolutamente ninguna información de qué está pasando y qué va a pasar con nuestro proyecto. Esperamos que os hagáis cargo de que como consecuencia de las reuniones que se han mantenido, de las planificaciones y de los documentos que hemos redactado conjuntamente con La Empresa Superimportante, hemos reducido la actividad de nuestra empresa, existente meses antes a nuestras reuniones, de cara a afrontar todos los proyectos con la nueva sociedad. 

Estamos a vuestra disposición para reunirnos tan pronto como sea posible.

Un saludo.

Respuesta de Jefazo a nuestro correo

Nota: respeto coma por coma y letra por letra el correo. Me he limitado a copiar y pegar.

Andrés Coca de la Torre

Daniel Ramirez Martínez

Estimados,

Lamento comunicarles , ante su incomprensible insistencia y modos de comunicarse qué La Empresa Superimportante ,S.A. ,es una Compañía Privada y Soberana en sus decisiones y les comunico definitivamente en este momento ,que analizadas las circunstancias en su día, no tiene previsto mantener relaciones profesionales , con Uds.

En mi larga vida empresarial, con independencia del talento y conocimiento de las personas hay un  factor fundamental para ser un hombre de éxito en el mundo empresarial, “las formas”.

Concluyendo con un viejo refrán castellano ,! abuen entendedor pocas palabras bastan!

 

Deseándoles los mejores éxitos personales y profesionales

 

Un saludo muy cordial.

Nota: no deseo mantener mas comunicaciónes con Uds.

 

Muchas gracias.

Pero no os preocupeis… esto va para adelante.

Anuncios

Navegación en la entrada única

5 pensamientos en “No os preocupeis: esto va para adelante

  1. “En mi larga vida empresarial, con independencia del talento y conocimiento de las personas hay un factor fundamental para ser un hombre de éxito en el mundo empresarial, “las formas”.”

    Dado que podemos considerar al que suscribe la carta que es un hombre de exito en el mundo empresarial, algo me dice que “las formas” no fue un factor decisivo en su caso.

    Manda huevos la prepotencia del personal! Argg bilis bilis!

  2. Quiero dejar Pa-ten-te el poco aprecio que tenemos para con Segundón y Jefazo, y la solidaridad que sentimos con los buenos profesionales que los siguen sufriendo día a día.

  3. Pingback: Pasar por el aro. « No, si ya verás tú como…

  4. Pingback: 94.000 Razones para cerrar mi empresa « No, si ya verás tú como…

  5. Pingback: El empresario cuñao | Dani bISHOP Ramírez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: