No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

Curros, currantes y currados

Tras una semana en Munich, leyendo las noticias desde la distancia, he caido en la cuenta de que si hay algo español hasta la médula, es todo lo que se refiera a curros.

Curro - Mascota de la Expo 92

El único Curro que teníamos todos los andaluces para sentirnos orgullosos y útiles durante unos meses. O casi.

Aunque cada vez haya menos, tenemos los currantes. Estos son los que normalmente cumplen con esas nimiedades como pagar impuestos, generar riqueza y tal. Luego están los currados, que muchas veces solapan con los de antes. Estos son los que se han cansado de pagar, de ser legales, de aportar; de intentar tirar del carro, en definitiva.

Luego tenemos los Curros. Lo pongo en mayúsculas porque tienen apellidos. Tenemos los que desaparecen, maletín bajo el sobaco, tras haber dejado tiritando a los currantes o quemando a los currados. Estos son los Curros que están en el Caribe (si no pillas este, igual eres muy joven). Luego tenemos los Curro Jiménez, que básicamente se dedican a asaltar, trabuco en mano, a sus vecinos con la excusa de que hacen justicia. Se les oye decir mucho aquello de “Yo me lo merezco” o “Esto no le hace daño a nadie”. También suelen robar en sus trabajos, cargar horas extra que no trabajan o ponerse malos a cargo de muchos empresarios currados, hartos de intentar producir en este país.

Por suerte tenemos algunos Curros, así a secas, que de vez en cuando nos crean la magnífica ilusión de que somos especiales en el Mundo, que somos lo mejor, que somos la releche… Si no hay dinero ni para patatas, se monta una Exposición Universal y todo el mundo se siente super orgulloso de su Curro.

Pero sobre todo, el que más me gusta, es el Curro Romero. Si no te suena quien es este caballero, resumo que es un torero cuyo máximo esplendor se dio a mediados del siglo XX. Destacaba por ciertas faenas extraordinarias (para los curristas) y por sus famosas espantás. Esto de la ‘espantá’, es un término muy andaluz para aquello de salir por patas de donde no interesa estar. Es aquello de decir que vas a coger el toro por los cuernos para salir corriendo a la primera de cambio que el toro te mira a los ojos.

Aquí tenemos a un perfecto Curro Romero como presidente del gobierno, lo cual hace que tanto los currantes, como los currados como los Curros Jiménez se sientan mucho más en lugar.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Curros, currantes y currados

  1. Pingback: He ido a todas … « No, si ya verás tú como…

  2. Pingback: No he ido « No, si ya verás tú como…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: