No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

Cum Laude in my face

Las matrículas de la Universidad van a subir. En rigor, van a valer lo mismo pero ahora los que las van a pagar van a ser los estudiantes en lugar del estado en su mayor parte. También se van a endurecer los criterios para la concesión y renovación de becas. Como con muchos otros temas que surgen en estos meses de recortes, se tiene en bandeja el caldo de cultivo para que los más progres, los más libertarios, los más rojos, los más iguales entre iguales, se indignen y digan que eso no puede ser.

El caso es que los inútiles (y algunos malvados) que nos manejan sólo entienden un sistema para poner las cosas en valor. El problema no es encarecer las matriculas, es crear escasez. Igual yo soy muy simplista, pero me parece una obviedad. En su unificada visión de las cosas, el recorte de gastos no es una necesidad, es una excusa. Pero no seamos borregos, no es una excusa para que sólo los ricos estudien (los realmente ricos no lo necesitan), es una excusa para poner en valor sus principios sobre como debe funcionar el mundo.

Relación entre precio, cantidad y escasez

Ya lo decía Indy: La X siempre marca el lugar. (Original del blog de Rafa B. Ortiz)

Hasta un niño de EGB (eran otros tiempos) entendería que, si subes el umbral para conseguir subvenciones (becas) y aumentas los precios (matrículas), habrá menos acceso al producto (título universitario). Nos dice la teoría económica imperante que, cuando hay escasez de un bien, aumenta el precio; la gracia es que al revés funciona igual: si aumentas el precio artificialmente, creas la escasez. Esto tiene implicaciones en la percepción del bien: como algo es escaso, es valioso.

En este punto voy a precisar algo: precio es el numerito que se le asigna a algo en relación con algún otro bien de referencia (dinero, cabras, lingotes de oro, …). Valor lo utilizo como “utilidad” o “capacidad de ser útil”. Entiendo que un sistema económico es tanto más justo cuando más acorde están los precios y los valores de los bienes. Aclarado esto, se introduce el concepto de la escasez. ¿Vale más un vaso de agua en el desierto que en el centro de una ciudad? ¿Deben tener el mismo precio? Quien quiera, que busque debates similares en foros económicos. Yo me limito a poner el ejemplo para intentar explicarme y poner un contexto a lo que sigue.

Valor y Precio

Si es que no aprendemos… (Imagen original de http://www.infopista.com)

En ninguna de las medidas adoptadas en relación a los precios universitarios se manifiesta mejora alguna en la preparación o dotación del profesorado o las instalaciones. No hay, por así decirlo, reinversión directa de ese margen ganado por el aumento de precios. Si no hay un incremento de inversión, ¿se puede hablar de mejora en el valor de la educación universitaria? Tenemos claro que aumenta el precio, lo que hace que haya menos matriculados. Menos matriculados son menos licenciados. Menos licenciados implican un valor percibido mayor del título por parte de la sociedad. ¿Implica que ese licenciado sea mejor licenciado que los que obtuvieron su título cuando las tasas eran más asequibles?

Juan Carlos Mejuto lo explicaba bastante bien en este vídeo sobre Bolonia. Quitando las cuentas que hace, que no he comprobado, el proceso lógico que describe la inflación de los títulos es clarísimo y complementa la percepción de que la formación académica está más sujeta a conceptos especulativos que a la mejora del aprendizaje y la productividad.

¿Quién gana con la revalorización al alza de los títulos? Pues sin argumentar es fácil: los bancos. Argumentando es más fácil aún. La burbuja de créditos inmobiliarios ha estallado (y lo que queda) y hay que seguir vendiendo el valor del valor del valor en el futuro, ¿a quién? ¿Qué población tenemos convencida de que desea algo pero es demasiado barato como para hacer negocio? ¿Cuántos españolitos se han sacado o intentan sacarse una carrera por tener contentos a padres, porque “es lo mejor”, porque “si no, no encuentras trabajo”, porque…? Todo argumentaciones de valor percibido, no de valor real y meditado por cada “cliente” interesado.

Deuda de universitarios

“Creedme, ya me hubiera gustado a mí empezar sin nada.”

En EEUU ya hay voces de alarma desde hace años sobre los créditos universitarios. James Altucher (@jaltucher) lleva criticando esto desde hace mucho tiempo y es un ferviente defensor del derecho a no sacarse una carrera hasta que sepas lo que quieres hacer y hasta que no hayas experimentado todas las cosas que tienes que hacer con dieciocho años. Con los 100.000$ que viene a costar sacarse una carrera de media en EEUU, asegura que se pueden hacer muchas cosas mucho más productivas con tu vida en esos años. Estamos emulando, con años de retraso, a los EEUU de nuevo. Primero nos creímos lo de los créditos hipotecarios (recordad: “la vivienda nunca baja”) y fuimos más papistas que el Papa; durante 10 años fue nuestro motor de aparente riqueza. Pero bueno, sólo son casas. Ahora vamos camino de emular la filosofía de créditos universitarios, que ya está reventando en EEUU. ¿Os imagináis que cojamos esta nueva burbuja con tantas ganas como cogimos la de la vivienda? Sólo es necesario que el valor percibido de un título sea alto (creando escasez), que los requisitos para conseguir un crédito sean laxos (¿os suena lo de bancos que “ayudan” a estudiantes?) y que aquí nadie quiera plantar los tomates que se come, sino estar hasta los treinta años encadenando clases, prácticas, partidas de mus y papelitos con la firma del rector de turno. ¿Nos suena algo de esto?

Al final, seguimos teniendo una masa de población mal preparada para el mundo real y esa es la miseria de ahora y de mañana. Esta masa estará endeudada: primero con un crédito universitario y luego con un crédito hipotecario. Toda relación económica en la vida de esa masa hasta los treinta años se basa en buscar inversores (hipotecas de los bancos) en lugar de buscar clientes, que son los que te dan de comer de verdad y no generan deuda. ¿Todos queremos ser abogados, médicos, ingenieros, economistas, fisioterapeutas y comprarnos una casa? ¿Nadie se plantea tener una frutería, una huerta y vivir de alquiler? ¿Vamos a seguir igual? ¿En serio?

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Cum Laude in my face

  1. Pingback: He ido a todas … « No, si ya verás tú como…

  2. Pingback: No he ido « No, si ya verás tú como…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: