No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

52 Segundos

Cincuenta y dos segundos es lo que se tarda en cantar estos versos.

(…) Y antes de que alba firme el fin de mi alegría,
quiero condenar contigo lo que yo condenaría:
Yo condeno, compañera,
a los gobiernos que enfrentan a sus pueblos por fronteras.
Yo condeno, amigo mío,
a los amigos que, amigos nunca han sío.
Yo condeno, presidente,
la libertad que me das con cadenas.
Yo condeno la condena
de nuestras gargantas calientes.
Yo condeno, cantinero,
el vino que no he bebío en tu cantina, compañero.
Yo condeno, emperadora,
a tu impostura de alcaldesa impostora.
Yo condeno, madre mía,
que me condenen por gritar: “¡Rebeldía!”.
Yo condeno, condenar,
que nuestras coplas se hundan en el mar. (…)

Son de Juan Carlos Aragón, para la agrupación de 2001, “Los Condenaos”.

 
Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: