No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

El Mundo es nuestro

Por fin. Llevaba años esperando a que alguien tuviera la inteligencia y las pelotas para escribir algo como “El Mundo es nuestro”, además de los recursos y la insistencia para financiarlo y la simpatía para poder venderlo de manera natural. Ayer fui a ver la película y estoy convencido de que sólo es el comienzo. Hay un antes y un después en las mentes creativas andaluzas gracias a Mundoficción y todos los implicados en este proyecto.

Antecedentes

Pese a las comparaciones aparecidas en distintos medios, “El Mundo es nuestro” (EMen) es mucho más que “el siguiente Torrente” o símiles por el estilo. Personalmente espero que tenga, al menos, el mismo éxito comercial que la marca de Santiago Segura, pero desde luego la receta no tiene nada que ver.

EMen se fragua desde un inesperado éxito y una mala gestión del entusiasmo. Miles de fans y de seguidores más moderados esperábamos ansiosos las entregas de los vídeos ‘sevillanos’ tras el primer corto en plano secuencia del Culebra y el Cabesa. Ese entusiasmo de la gente era maltratado (y espero que se entienda a qué me refiero) por fechas difusas e indeterminaciones. Finalmente completaron lo que se ha llamado “La Trilogía Sevillana” y todos nos quedamos con ganas de más.

Cuando hicieron la presentación en sala Malandar, no se cabía. Yo lo sé porque estuve allí. Alfonso y Alberto salieron de la sala para atender a la marabunta que se había congregado allí. Se subieron a un contenedor de papel que hay en la puerta de la sala y, con dos cojones, se marcaron el tercer y último diálogo de la trilogía antes de hacer el estreno oficial dentro de la sala. Todo eran vítores, risas y aclamaciones. ‘Sois unos cracks’ y eso. Luego salieron de la sala abarrotada tras la presentación y creo recordar que habían vendido UNA camiseta (en descargo de mis colegas y yo, diré que ni sabíamos que había material de promoción, ya que ni entramos). Es decir, los artistas locales mediáticos más relevantes del momento consiguieron vender UNA camiseta en su evento más multitudinario. Por eso, cuando anunciaron que se metían en una película, me temí lo peor.

(A partir de 8:28 se me ve a la derecha :P )

Expectativas

El éxito de los vídeos, sobre todo la ‘miniserie’ de Los Compadres, puede residir principalmente en el humor puro y duro; en la mala leche y la parodia de unos personajes que todos, al menos en Sevilla, reconocemos claramente. Aunque seguro que un chico de Burgos reconoce el paralelismo de un tieso con patillas y BMW en su tierra sin mucho esfuerzo. Pero que esto no nos desvíe. Ha habido una corriente a raíz de ciertos titulares en promoción que al ver humor, pistolas y cine español han corrido a catalogar la cinta como si fuera “la nueva Torrente”. Y por ahí sí que no.

Quien vaya al cine esperando un humor torrentero, vergüenza ajena hasta el extremo, exageraciones y freaks, que se olvide. Al menos, no de la manera en que Torrente los presenta. En EMen no existe esa pátina de ‘reirse del vecino’ que existe en Torrente. EMen es un producto que se disfraza de entretenimiento pero que, como decimos mucho en mi tierra, “no da puntá sin hilo”. Cuando hay un chiste centrado en algún personaje se centra en el estereotipo que representa, no en si es cojo, alto, rubio o burgalés.

Quien vaya al cine esperando un humor universal tampoco vera cumplidas las expectativas totalmente. Mundoficción ha intentado retratar algo más universal que únicamente Sevilla, pero no pueden olvidar que aquí es donde han mamado el éxito y que aquí es donde su humor se desenvuelve de manera natural, sin forzar el chiste. Pueden poner un “Ojú” en boca de personajes sin que suene ridículo y siendo gracioso, no como en un programa de Jose Luis Moreno haciendo sainetes para abuelas.

La manteca

La película da lo que promete: el Culebra y el Cabeza atracan una sucursal bancaria. Y lo hacen con su particular estilo de filósofos canis con sus sirocos puntuales. Pero esta película no es un montaje para darle cobertura a los personajes. De hecho me encantaría tener una copia del guión técnico para contar el número de escenas en las que ellos salen para poder ser objetivo al asegurar que no son protagonistas. El Culebra y el Cabeza, como en otras grandes obras artísticas, no son más que la excusa para poner en contacto a un coro de personajes casi Berlanguianos. Ellos nos llevan de la mano a un pequeño mundo, la sucursal, donde se retrata España con una precisión y hasta una evidencia que rayan lo obsceno.

La película tiene dos localizaciones y con eso vamos listos. Hay secuencias en el interior de la sucursal, con el coro de protagonistas, y hay secuencias en el exterior, protagonizadas por la gente a las puertas del atraco y por la policia. No sólo las localizaciones son antagonistas por los personajes que las habitan; los ritmos son completamente diferentes. El ritmo en el interior es ágil, rápido y hasta frenético en algunos momentos (‘Una tarde de perros’ puede asomar por la cabeza de alguno mientras ve la película) y sólo se enlentece durante las interacciones con el mundo del exterior o en diálogos más o menos serios. El ritmo en el exterior es parsimonioso y hasta burocrático, lo cual lleva a que nadie de soluciones a la situación desde donde se supone que así debe ser.

Soluciones

Empecé a contar cuantas veces decían esta palabra en la película pero acabé dejando el asunto. Son muchas veces. La pequeña España que se encuentra dentro de la sucursal sufre todos los problemas de la España exterior: la hipoteca, el empresario corrupto, el empresario desesperado, el currito superviviente, la corrupción… Y hasta que no entran dos descerebrados con pistolas, ninguno de esos problemas es consciente de los demás.

En la primera mitad de la película, todo es una situación que desborda a todos los personajes y todos exigen a los demás que alguien de una solución y nadie lo hace. La desesperación, el facherío, la insolidaridad y el miedo hacen que nadie se mueva. Nadie reacciona. Nadie da soluciones.

Es por cosas como esta que opino que el guión tiene mucho más detrás que una comedia para echar el rato y para hacer humor sevillano. Hay mucha anécdota personal convertida en frases de guión, hay mucho observar el entorno, hay mucho vivir en Sevilla y ver que no es más que una exageración del mundo. Si a esa visión crítica y local se le suma una capacidad para el ritmo brutal y actores realmente espectaculares, tenemos mucho más que un Torrente.

Así que…

Quitando un par de planos demasiado largos para mi gusto, la película es una delicia técnicamente teniendo en cuenta los medios con los que han contado. La historia no va a cambiarle la vida a nadie en sus conclusiones, pero espero que ayude a reflexionar el planteamiento, la reacción de los personajes y el camino hacia la luz junto a unos inconscientes que en definitiva es esta película. Y lo mejor: la actriz que hace de Macarena (y la broma respecto a los ruidos en la planta de arriba…), la actitud de los compañeros de Mundoficción y que desde el principio sabes que no vas a ver algo típico ni algo cómodo. ¿Como lo sabes? Os dejo los créditos de inicio:

Anuncios

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “El Mundo es nuestro

  1. Pablo Melero en dijo:

    Seguro que no te fijaste que tu exvecino del 4º era uno de los dos monaguillos, era el ramoncin catolico para que me reconozcas la proxima vez que la veas

  2. Ja, Pablo. A la derecha. En primer plano xD Claro que me fijé, lo que pasa es que no estaba totalmente seguro y hace millones de años que no te veo xD

  3. Y los autores de los créditos… los mismos que el de La Niña Repelente, geniales. Me recuerdan a los créditos de los 60-70 de las pelis americanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: