No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

Lo mejor que nos podía pasar a los desarrolladores

Las apps móviles y los ebooks son lo mejor que nos podía pasar a miles de desarrolladores independientes (o de pequeñas empresas) en España. Algo que ha faltado históricamente en los potenciales clientes de software del país ha sido la percepción de que no adquirían algo tangible a cambio de su dinero. No hemos sabido explicar a nuestra sociedad que pagan por resolución de problemas, por automatización de tareas, por acercamiento tecnológico al resto de empresas y, por tanto, a la competencia.

El siguiente texto es una reflexión propia y he evitado conscientemente el hacer referencia a ninguna fuente externa. Tras leerlo, no estoy completamente de acuerdo con lo que expongo. Es más un volcado de ideas y de ciertos razonamientos burdos sobre ellas.

El que todo el mundo lleve un teléfono móvil en el bolsillo ha presentado un inmenso mercado potencial para aplicaciones. Y se pagan haciendo un click. Arreglan un problema (una agenda, una grabadora de audio, una contabilidad de gastos personales…) o simplemente son divertidas (millones de dólares en juegos para iPhone y Android dan fe de ello). No sólo es importante en si la generación de usuarios clientes de software, sino el cambio de mentalidad.

Casi todo el mundo que no usa ebook argumenta que, para lo que le piden pagar, mejor paga por un libro ‘que puede tocar’. El ebook está sufriendo el mismo caso que el software en España: es un bien intangible pero se compara con bienes tradicionales. En función de esta comparación se establece un precio de mercado percibido por el cliente.

El mercado ebook va a subir, igual que subió el de aplicaciones móviles. Al principio se creía que lo de las aplicaciones eran tonterías para enseñar soniditos o animaciones estúpidas a los amigos o en la oficina. Ahora arreglan problemas. Para los usuarios, los ebooks solucionan un problema básico actual: la falta de espacio. Y para los editores, los ebooks permiten unos costes marginales (derivados de mantener la producción) que hacen que la inversión sea treméndamente atractiva, sobre todo para nuevas empresas que se vayan a dedicar a ello, gracias a la naturaleza replicable a coste casi nulo de los bienes digitales.

Este caldo de cultivo que se puede esperar en los próximos años para productos exclusivamente software como son aplicaciones y ebooks es tremendamente productivo para quien vende software a medida. Los usuarios de estas tecnologías, en unos años, entenderán como normal el pagar 85 céntimos de € por una aplicación para su móvil o pagar 3€ por un libro electrónico para su Kindle o iPad.

¿A qué nos lleva esto? A que no será necesario el modelo de software grande, pesado y caro que se lleva actualmente en grandes cuentas. Quizá para grandes corporaciones, por motivos de (proclamada) coherencia interna, tenga sentido, pero para el desarrollador independiente que hace aplicaciones a medida, pequeñas, basadas en librerías propias, muy modulares, el modelo cambia y deberíamos aceptar dos cosas, que son causa y consecuencia la una de la otra de manera cíclica:

– Una mayor facilidad para vender el software, gracias a la predisposición de los clientes futuros a adquirir este tipo de productos por un precio que consideran sensato en comparación con el ecosistema de productos similares (apps y ebooks principalmente).
– Menores precios para el cliente final, lo que obliga a una sistematización y eficiencia de desarrollo mayores de la que hay ahora. Si se quiere mantener un margen de beneficios sensato, se ha de reducir el coste de producción (las horas, principalmente).

Por ello, mi apuesta es que el profesional independiente capaz de resolver problemas mediante software en tiempos muy reducidos será quien se lleve el gato al agua si no entra a competir con las grandes cuentas, que buscan otra cosa. Lo más dificil en todo negocio es tener clientes potenciales que puedas convertir con un coste bajo; si ese trabajo de conversión es parte de la mentalidad generalizada, debe traducirse en una bajada de costes y, por tanto, de precio. Por eso las apps y los ebooks nos van a hacer el trabajo sucio (el comercial, vaya) a muchos desarrolladores de aquí a unos años… hasta que salga lo siguiente.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Lo mejor que nos podía pasar a los desarrolladores

  1. Completamente de acuerdo, muy bien visto, también me he planteado que seremos los más pequeños los que podamos aguantar primero y podamos crecer después, gracias a que tenemos que soportar menor coste que las grandes empresas. Ahora sólo falta que el Gobierno no nos asfixie a impuestos.

  2. Pingback: Lo mejor que nos podía pasar a los desarrolladores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: