No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

Corralito inverso

Escribo esta entrada un poco sobre la marcha a raíz de un Tweet de @pabloMP2P y de la noticia de una señora de Barakaldo que se ha suicidado ante la inminente ejecución de un deshaucio como consecuencia de su relación con una entidad bancaria desconocida hasta el momento.

Si bien la solución de meter fuego a cosas es bastante primaria y atractiva, yo soy de la mentalidad de que lo mejor es atacar al enemigo donde más les duele. Como en el caso de los bancos cuesta mucho llegar lo suficientemente alto como para darle a los realmente importantes, propongo un germen de idea para atacar a donde llegamos desde la calle: las oficinas.

Se oye desde hace tiempo aquello del corralito argentino y se hace para meter miedo a los usuarios de los bancos, es decir, al 99% de los mortales en cualquier país “civilizado”. Imaginad, por un momento, un corralito invertido. En lugar de ser los bancos los que nos retienen la capacidad de retirar efectivo, que seamos los ciudadanos los que les quitemos las existencias de liquidez. Esto se ha propuesto muchas veces pero no de manera efectiva a mi entender. Posiblemente una solución tipo “todo el mundo a sacar su dinero” provocaría un caos demasiado grande y afectaría a los bancos pero, sobre todo, afectaría a nuestros conciudadanos a la hora de disponer de dinero para comprar pan, leche y todas esas cosas por encima de nuestras posibilidades.

Lo que yo propongo es derrumbar la capacidad de provisión en las sucursales de manera quirúrgica y aleatoria. Tras este nombre tan rimbombante no hay más que un poco de coordinación a ciegas entre clientes de entidades. La idea es coordinar a todos los clientes afines a la propuesta que tengan cuenta en una entidad para sincronizar que saquen efectivo de una y sólo una oficina concreta en cada municipio, localidad o provincia (hay que echar números para calcular una solución efectiva).

La gracia está en hacer que esta decisión sea aleatoria; que ninguna sucursal (ni los participantes en la acción) sepan si se va a ejecutar o no. Esto se puede controlar mediante una aplicación web/móvil a la que uno se apunta anónimamente, dando como datos su ciudad, su entidad bancaria y los días que puede prestarse a una acción como ésta. Con un 25% de paro, seguro que las agendas de mucha gente están muy liberadas. Esta aplicación ejecutaría en un servidor un algoritmo aleatorio que seleccionaría (o no) una o varias sucursales por cada unidad territorial definida. A todos los usuarios de ese área se les notificaría una fecha, una hora y una cantidad máxima para sacar del banco. Este aviso se daría con muy poco margen (idealmente, minutos o pocas horas) y el algoritmo se puede refinar mucho para hacerlo aún más imprevisible.

La potencia está en el incremento de riesgo para todas las sucursales de quedarse sin efectivo. Al no saber si les va a tocar, su previsión puede ser más que insuficiente. Esto, con suficientes usuarios de la aplicación podría ser demoledor con un simple análisis de la estabilidad del sistema (sobre todo en las condiciones que están ahora mismo los bancos). Si, además, se adhieren trabajadores de sucursales de manera anónima para diseñar los algoritmos y poder acotar mejor las cantidades, ni os cuento la incertidumbre con la que tendrían que lidiar todos los días todas las sucursales de todos los bancos españoles.

Sinceramente, detalles y concreciones aparte, creo que es mucho mejor que meterles fuego.

Si alguien se anima a echarle una pensada, mi Twitter es @danibluebishop

Anuncios

Navegación en la entrada única

6 pensamientos en “Corralito inverso

  1. buena idea, pero si ovacionas en des balance en la economía de tu pais y los inversionistas empiezan a perder dinero…. a través de esta entrada te acusan de conspiración que (no se si en tu país pero…) en mi país es casi una cadena perpetua.

  2. *si ocacionas un desbalance …

  3. Yo el mayor inconveniente que le veo a la idea es que no hay nada que le impida a algún directivo de la sucursal registrarse en el servicio y de esa forma destapar cuándo su sucursal será la “victima” y actual en consecuencia. Por ejemplo cerrando la sucursal ese día. O solicitando efectivo. O lo que sea. Seguro que se les ocurre alguna forma de denunciar la actividad como delictiva. O decir que somos ETA.

  4. tendria que ser tan “aleatorio” como que cuatro amigos millonarios se encuentren de casualidad en el banco y todos saquen sus millones… aunque los redepositen de nuevo al otro día.

  5. @Carlos Bonilla: Si decir algo como lo que yo digo en esta entrada o llevarlo a cabo es motivo para acusarme a mi o a algún simpatizante o activista, es que la cosa está mucho peor de lo que pensamos y el dinero en los bancos es lo de menos ;) Y sin los números por delante no lo sé, pero la idea es inutilizar una sucursal por cada concentración; ya sea por llegar a agotar el metálico o ya sea por puro colapso de personal. Vaciar la caja no debe ser tan complicado: en el mismo centro de Sevilla me ha pasado un par de veces que no he podido hacer operaciones de caja por lo mismo.

    @Sirvarada: Nada impide a un directivo o a personal bancario acceder, cierto. Pero… si destinan recursos a estar pendientes de la iniciativa, ya es un desgaste. Aparte, se puede afinar el algoritmo muchísimo. Se congrega a la gente pero no se da ‘orden’ de actuar. A lo mejor la gente va y luego resulta que no hay que hacer nada. Lo cierto es que el coste de probar si funciona siempre va a ser menor que los recursos que tengan que destinar para pararlo, sobre todo porque en ellos se concentra y en nosotros se distribuye.

  6. Jeje está gracioso Dani. Yo lo veo bastante viable:
    Se hace una web, la gente se apunta. Una vez a la semana la web selecciona al azar una ciudad/provincia/lo que sea y le manda un email automático (por la noche, fuera del horario de oficina) en plan:
    “Tu localidad ha sido seleccionada, ve mañana al banco y saca todo el dinero que puedas.”

    De esta forma aunque el director del banco lo sepa tiene apenas unas horas para solicitar el metálico, por lo que casi no tienen margen de actuación.

    El problema a mi entender es que para que esto funcione hay que sacar el metálico directamente de la oficina, ni cajero, ni internet. Es decir hay que ir en horario de oficina, por lo solo pueden ir los parados y jubilados, y los primeros no es que vayan sobrados de dinero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: