No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

Archivar en la categoría “Humor”

Feijoo en cinemascope

En la web de http://www.abcdesevilla.es han tenido a bien recortar una imagen de la noche electoral en Galicia (retratando a Feijoo) con una relación de aspecto bastante interesante.

Imagen

(Imagen capturada por JJ Internauta)

Anuncios

Nueva lógica hispánica (o como argumentar contra Los Controladores)

Se hace saber que, a partir de hoy y como consecuencia de los graves acontecimientos sucedidos durante el puente de la Constitución por culpa de esos malvados y egoistas controladores, cualquier tipo de lógica argumental o dialéctica en España puede ser sustituida por cualquiera de los siguientes argumentos:

  • “Es que mi vecino cobra más que yo.”, lo cual no contempla quien le paga, por qué se le paga o tu capacidad para optar por su trabajo en igualdad de condiciones
  • “Es que lo han dicho en la tele.”, lo cual no contempla quien paga a los de la tele, quien va a pagar a los que salen en la tele o cuantas teles hay.
  • “Es que son unos privilegiados.”, sin necesidad de explicar en qué consiste un ‘privilegio’. Basta con repetir el argumento lo suficiente para que alguien comience a repetirlo. Nadie debe ser capaz de desgranarlo.
  • “Es que podían haberlo hecho en otro momento.”, sin tener en cuenta algo tan extendido en la cultura occidental como es el Principio de Acción y Reacción.
  • “Es que no me engañan, se han puesto de acuerdo todos que trabajan en lo mismo.”, sin meditar que lo envidiable de ahí es que un colectivo tenga tal capacidad de organización.
  • “Es que son tan privilegiados y están tan bien, que se tiran por un barranco.”, lo cual guarda lógica con el primer argumento, ya que como son imbéciles, no tiene sentido que cobren lo que cobren.
  • “Si, claro, ahora va a ser todo una conspiración.”, donde por conspiración puede usarse cualquier razonamiento que encadene posibilidades basadas en el egoismo humano, la incompetencia de un gobierno, la arrogancia, etc.
  • “Si, claro, ahora me voy a leer yo el BOE.”, cuando algún ciudadanillo pretenda que estemos informados de primera mano sobre lo que dice o no dice una ley.
  • Desde esta plataforma recomendamos encarecidamente que se emplee, sobre todo, el argumento de “Son unos privilegiados”. Si alguien, de manera completamente inconsciente, trata de refutarlo, basta con responder “¿Cómo que no? Si lo han sido siempre…” y resoplar levemente, dejando claro que la discusión ha acabado ahí.

    Enlace 1: Per ardua ad astra.
    Enlace 2: Bloguionistas.
    Enlace 3: Ley 9/2010 (Podeis alucinar con un preámbulo donde se dedican a poner a parir al colectivo de controladores).

    La corrección política en la ciencia (I)

    (Jefe revisando un modelo de informe generado automáticamente por una aplicación para medicina)

    – Deberías quitar lo de “falso color”
    – Pero es que se llama falso color, ese parámetro no tiene color y se le asigna uno a cada valor; vamos, lo que se llama falso color de toda la vida.
    – Ya lo sé, pero es que no suena bien. Lo de ‘falso’ no debería aparecer.
    – Ya, y ‘deposiciones blandas con pus’ tampoco suena bien, pero es su nombre. No creo que un médico te diga que estás soltando ‘batido de cosas que tienes dentro con un poco de sirope de glóbulos blancos’.

    Tan seguros.

    Recicla papel, no porque se ahorre dinero, sino porque eres ecologista y claro, tú no quieres no ser ecologista, ¿verdad? Y confía en la ciencia, porque si lo dice un científico, ¿como no va a ser verdad? Y vacúnate contra la gripe de turno, extremadamente mortal y dañina, a pesar de que no tengas capacidad para saber si es mejor o peor. Fíate. Se correcto. Pero no seas de esos correctos que hacen lo que su interior les dice, aunque se equivoquen después, sino haz lo que debe ser correcto.

    Sé un demócrata, a pesar de que hayan deformado esa palabra hasta extremos vomitivos. Sé innovador, investigador, emprendedor, pero emprende con el pan de tus hijos a ser posible. Estudia una carrera, prestigiosa, para que así puedas vivir hasta los treinta años sin saber lo que es el mundo de verdad. No hagas chistes de negros, porque todos saben que los negros no tienen sentido del humor. No folles con gordos, porque no podrás contarlo después. Baila, canta, emborráchate y fuma aunque no quieras, ¿o prefieres ser un soso? Sigue el camino, no tú camino, ¡a ver si vas a llegar a algún sitio o algo por el estilo!

    No te separes de “la verdad”, porque puede ser que la veas con perspectiva y te dé por pensar, por buscar piedras y por tirárselas a más de uno. O mejor, que llegue un listo y reclute todos-somos-martas inmigrantes y en paro. Pero saldremos de la crisis, porque las fábricas de tanques siempre han dado mucho trabajo. Pena que Polonia nos quede tan lejos.

    Edison, ¡qué trianero!

    Consultando en los nuevos paneles de las paradas de autobús de TUSSAM podemos comprobar que Edison no sólo era un impulsivo patentador, sino que nació en Triana o alrededores. No hay más que observar la grafía de su nombre y de su primer apellido propuesta por el Ayuntamiento de Sevilla.

    Artimaña de TUSSAM para no pagar por la patente del primer apellido de Edison

    Artimaña de TUSSAM para no pagar por la patente del primer apellido ni por el nombre de pila de Edison.

    Si es que sólo le falta la tilde de “Tomás” .

    El dilema del mono y el güisqui.

    En cierta sala de fiestas servían copas hasta altas horas de la noche. Era una sala concurrida y conocida, pero esa noche estaba bastante tranquila en lo que a público se refiere. La gente iba allí sabiendo que sucedían cosas raras o al menos llamativas. Sin ir más lejos, esa noche, había un mono atado con un cordel burdeos a un extremo de la barra. El animal estaba sentado en su rincón, observando como el pianista tocaba incansablemente. El pianista era bueno. Llevaba años tocando allí y era capaz de pasar horas sin parar de apretar las teclas y atendiendo las peticiones de los clientes.

    Se abrieron las puertas del local y entró un caballero de aspecto cansado. No todos los días puede uno usar la palabra taciturno, pero en este caso es perfecta. El caballero dejó su gabardina a la chica del guardarropa y se aproximó a la barra lentamente. Llamó al camarero y le pidió un güisqui doble con hielo. El camareró se lo sirvió.

    – Son siete cincuenta, caballero.
    – Un segundo, por favor.

    El cliente se giró para buscar su cartera en el bolsillo trasero del pantalón. La sacó cuidadosamente y al volver a su posición observó que el mono estaba frente a él, de cuclillas en la barra y con sus genitales metidos hasta el pubis en el güisqui recién servido. El camarero estaba de espaldas colocando la botella. En un abrir y cerrar de ojos el mono se levantó y se alejó rapida, pero sigilosamente, hasta su rincón, donde volvió a sentarse como si nada hubiera pasado. De fondo se oía un pequeño ritmo de swing, que hizo que el trayecto del mono fuera, si cabe, aun más gracioso, como de película muda. El camarero se giró y tomó un billete de diez euros que sostenia el cliente, que aun tenía la mirada perdida mirando al mono, con cara de no entender lo que pasaba.

    – Disculpe, camarero.
    – ¿Si, señor?
    – Póngame otro güisqui.
    – Apenas ha tocado el que le he …
    – Ya lo sé, pero es asunto mío.

    El camarero retiró la copa y empezó a servir la nueva. De repente sonaron acordes tétricos y profundos, como de requiem. Alguna petición inoportuna, posiblemente. Parecía como si presagiase la tragedia. El mono miró fugazmente hacia el cliente, que lo notó. Cruzaron miradas.

    – Son siete cincuenta.

    De nuevo, pero de manera estudiada, el cliente giró la cabeza como buscando la cartera, pero se giró rápidamente sin acabar la maniobra. Dos enormes testículos de mono se confundían con los cubitos de hielo del nuevo güisqui.

    – ¡Camarero! – El camarero se giró y observó la escena. – ¿Me puede usted explicar por qué el mono hace esto? ¡Es la segunda vez en menos de tres minutos!

    El camarero respondió con una serenidad sorprendente.
    – No es la primera vez que pasa, pero no es culpa mía ni de la sala. El mono es del pianista, así que él responde por el animal.

    El cliente se levantó sulfurado, a la vez que sonaba una melodía pesada a la vez que sensual; una melodía completamente inadecuada de nuevo. Se aproximó pesadamente al pianista y le tocó dos veces con el índice en el hombro.

    – ¿Si? – El pianista ni siquiera se digno a girarse
    – ¿Sabe usted por qué el puto mono mete los cojones en mi güisqui?

    Y el pianista, tras un pequeño momento de duda respondió.

    – Pues ahora mismo no caigo, pero si me la tararea, lo mismo…

    Berto es mi ídolo del año

    berto

    No sólo le untan diez pivones, diez, de gel lubricante, sino que se tumban en el suelo en paralelo para que Berto, mi ídolo, suba a un tobogán, dé un inspirador discurso, digno de el William Wallace del erotismo que es, para acabar deslizándose con destino a un paraiso formado por diez bikinis, diez, con sus correspondientes rellenos sabiamente escogidos con la intención de llegar al otro extremo de la ristra, sin más ayuda que la de su propio cuerpo contoneándose sobre un océano de abdominales y pectorales dignos de los sueños de Hugh Hefner.

    En cuanto el video aparezca en Youtube pienso fundar una iglesia que lo idolatre. (Editado: aquí está el video )

    Sobre todo a la del bikini blanco.

    Remember, remember…

    Remember, remember...

    Remember, remember...

    San Ibuprofeno bendito

    San Ibuprofeno que estás en el armario
    efervescente sea tu remedio,
    Venga a nosotros tu principio activo,
    Háganse tus burbujitas,
    así en pastilla como en sobrecito.
    Danos hoy tu analgesia de cada día,
    consuela nuestras cabezas,
    así como nosotros nos metemos en la camita.
    No nos dejes caer de una embolia,
    y libranos del mal.

    Joder.

    ¿Suecia o Suiza?

    Posiblemente la mejor actuación que ha dado el cine amateur en muchos años. Igual los no sevillanos no pillan muchas de las gracias del video, pero cualquiera que tenga un par de colegas de aquí o que se pare a escuchar cualquier conversación en un banco cualquiera de la ciudad, reconocerá la mayor parte de todo lo que dicen estos dos personajazos.

    estoyanoesloqueeraEl corto que os enlazo participó en 2008 en el festival Espartinas de Cine 2008. No os perdais el momento 3:18 porque, al igual que otros trozos del diálogo, no tiene precio pero es muy de aquí.

    Esto ya no es lo que era

    Navegador de artículos