No, si ya verás tú como…

Tecnología, programación, negocio, música, literatura, …

Archivo para la etiqueta “Política”

Señor Anguita, muérase ya.

Estimado Sr. Anguita,

Da igual que usted y sus colaboradores lleven treinta años pronosticando eventos y dinámicas sociales, económicas y políticas. Da igual que durante los años ochenta no diera la vergüenza que da hoy en día oír a los, supuestos, representantes políticos y que usted sea de los pocos supervivientes mediáticos que siguen aguantando. Da igual que aparte de hablar, cumpla con hechos y sea una de las figuras más coherentes del panorama español (se esté o no se esté de acuerdo con usted). Da igual que imprima de didáctica sus discursos. Da igual que sea de los poquísimos españoles con cierta visibilidad pública que se esfuerza por enmendar lo que ha hecho mal e intentar darle tanta relevancia a la corrección como a la metedura de pata. Da igual que algunas de sus explicaciones sean de dos más dos aunque la única réplica que oigamos a los detractores es que usted es un marxista y un utópico. Da igual que sus “iluminaciones” pasadas se hayan cumplido una por una. Da igual que usted demostrara mientras fue alcalde de Córdoba que lo que propone no se escuda en ser la tercera opción que nunca gobernará. Da igual que usted acompañe de datos sus aseveraciones en lugar de bañarse en playas para demostrar que no le sale un tercer brazo. Da igual que sea verdad que un país sin jóvenes, deja de existir y que usted lo repita constantemente. Da igual que usted se moje y exija a los políticos que condensen sus obligaciones en un programa. Da igual que la inmensa mayoría de la gente piense lo mismo que usted en lo esencial. Da igual.

¿No ve usted que esto es España? ¿No ve usted que da igual? ¿No ve que, si está vivo, no podemos sacarle en procesión y pedir a los santos que arreglen las cosas en su nombre? ¿No ve que si usted no se muere, no podremos reunirnos de romería y poder gritar “¿Anguita? ¡Presente!”?

Señor Anguita, muérase ya y déjenos su recuerdo para poder recordar cuanta razón tuvo siempre. Que esto es España.

La representación en el Congreso

Se habla mucho de desafección política, de poca cercanía de la clase política, de que la población no se siente representada… Generalmente se dan valoraciones poco o nada empíricas y, las pocas veces que se usan datos, se cae en errores de interpretación, bien por desconocimiento, bien por intereses del supuesto analista. A continuación, en dos párrafos, dejo una exposición de datos para que cada uno saque la conclusión que considere oportuna.

Leer más…

Fondo de Compensación para Bofetadas a Políticos

Esto es sólo un apunte. En España hay unos 3 millones de autónomos, 5 millones y pico de parados y muchos trabajadores en la privada y funcionarios que ya no tenemos mejillas que poner. Propongo un rescate para repartir el uso de mejillas en España.

Leer más…

Benditas hemerotecas y el nivel del personal.

Siempre se ha recurrido al argumento de “hay hemerotecas” cuando alguien se desdice a destiempo o cuando alguien ha sido malinterpretado o cuando se ponen palabras en su boca sin razón. Todos conocereis la historia de doña Montserrat Nebrera y la Ministra de Fomento. Para los que no hayais podido oir las declaraciones, aqui están.

Si bien no es todo lo exagerado que uno presume cuando oye las noticias, para mí es evidente que la señora Nebrera se ha defecado fuera del receptáculo para plantas. Si con decir “La Ministra no sabe hablar en público” estaba todo resuelto y nadie se iba a sorprender. Tiendo a no cogérmela con papel de fumar, por lo que entiendo que esta señora en ningún momento ha pretendido insultar a los andaluces, sino a la Ministra, y que como masa, en Andalucía estamos locos porque un catalán o un madrileño hagan cualquier comentario para poder ofendernos. Esto no quita que, de fondo, se huela ese cierto tufillo prejuicioso que tanto nos toca los cojones por aquí en las declaraciones, pero dudo mucho que hubiera ningún afán de ofender ni que esta señora tenga ninguna opinión despectiva de los andaluces.

Lo gracioso del asunto a estas alturas, aparte de como el Gobierno ha aprovechado toda esta supuesta polémica para distraer, como hacen los gobiernos de turno con cualquier chascarrillo aparente, es la reacción en el blog de esta mujer. En la entrada del dia 12 de enero de 2008 se puede leer lo siguiente:

Las erróneas interpretaciones que se han generado entorno a mis palabras sobre la Ministra Álvarez me inducen a puntualizar lo siguiente:

1.- Ni ahora ni nunca me he burlado del acento andaluz, al que yo me refiero como “andaluz” a secas. Entre otras muchas cosas, porque yo no me burlo de las personas nunca.

2.- Si alguien, por haber entendido que al hablar del acento de la Ministra me refería al acento andaluz, aún no siendo así, quiero que sepa que LO LAMENTO PRODUNDAMENTE; pues ni ahora ni nunca está en mi ánimo ofender.

3.- El acento al que yo me refería en la Ministra es  lo que tal vez en general se entienda como “tono”, y el suyo es chulesco, insultante y barriobajero. Además, no sabe hablar. Son realidades objetivas. Y ella es la ministra, no yo. A ella se le caen los puentes, se le paralizan los trenes, se le colapsan los aeropuertos, se le insubordinan los profesionales de éste o aquel ramo. No a mí. Por tanto el PSOE en vez de aparentar escandalizarse haría bien en decirnos cuándo dimite la Ministra.

Me encanta como asegura en el primer punto que nunca “se burla de nadie” y en el tercer punto asegura que el tono de la Ministra es “chulesco, insultante y barriobajero”. A ver, disculparse es una cosa muy sencilla cuando se hace sinceramente. Es curioso como, tras oir las palabras de doña Montserrat, no me había parecido que insultase a los andaluces y que sólamente había cierto fondillo que todos reconocemos en Andalucía. El ejemplo que dice de llamar a Córdoba es equivalente a que uno llame aquí a un pueblo de Galicia o de Cataluña, por lo que no creo que nadie pueda sentirse ofendido salvo que se esté bastante acomplejado. Lo que pasa es que tras leer esta supuesta disculpa, ya me mosqueo. Porque no voy a discutir que la Ministra no sabe hablar, ya que creo que no sabe hablar, pero eso: creo. Asegurar que es algo objetivo el asignar calificativos despectivos a otra persona, me parece indignante e impropio de un representante. Sobre todo cuando en unas declaraciones de radio se llama a esa persona “cosa”. ¿Que la Ministra es chula cuando habla? Creo que mucho, pero ahí se acaba la argumentación.

Evidentemente es a la Ministra a quien “se le caen [las obras]”, ¡cojones, claro! Es la Ministra y por tanto la responsable de muchas de estas cuestiones, pero desviar una cuestión de educación a la política y viceversa, sólo da pistas de como anda la clase política y del como está el nivel, Maribel. Así que no mezclemos los debates. Ni el Gobierno debería aprovechar estas cuestiones para levantar tanto humo, ni la oposición debería sentirse tan sorprendida y menos, insultar en la retirada.

Navegador de artículos